Ritmo en la oficina

El ritmo de tu oficina

La coordinación y la comunicación en un equipo son pilares del éxito personal y corporativo. El material de nuestra oficina puede ayudarnos a llegar a este objetivo de un modo realmente divertido. En este post vamos a descubrir otro tipo de música en la oficina.

Podemos imaginar que lo que nos rodea en la oficina es lo que realmente vemos. Sin embargo podemos echar a volar nuestra creatividad y transformar los objetos en herramientas para el sonido y la música.
Abriéndonos a nuevas posibilidades sonoras y a nuevas actitudes de experimentación musical.
Como resultado conseguimos desconceptualizar nuestro lugar de trabajo, así como utilizarlo de otra forma, reciclarlo…darle otra oportunidad.

Observamos tres entornos instrumentales ya existentes en la educación musical:

  • El tradicional: donde utilizamos instrumentos convencionales. Tienen técnicas y ritmos específicos que debemos dominar.

  • El experimental: los instrumentos pueden ser convencionales. Tocamos de maneras diferentes e inusuales. También podemos tocar otros objetos sin necesidad de que sean instrumentos musicales. Normalmente apuntan a la exploración de timbres diferenciados musicalmente. Esta exploración la dirige un músico y el material de oficina es óptimo para investigar.

  • Lo virtual: utilizamos los propios dispositivos tecnológicos como potenciales e innovadoras fuentes de sonido. Por ello hoy podemos disponer de un estudio dentro de una computadora portátil y podemos escuchar, tocar música y producir sonidos sin el instrumento físico.

¿Cómo consigo hacer música en la oficina?

En nuestros talleres y workshops potenciamos el entorno experimental. Usamos aquello que vemos y tenemos cerca. Practicamos el «aquí y ahora con lo que tengo»

Con esta filosofía trabajamos entonces la creatividad y la eficiencia a la hora de abordar conflictos y solucionar incidencias. Despertamos un estado de flexibilidad al cambio y a la innovación. Desmontamos las ideas preconcebidas de lo que son las cosas cambiándolas por lo que pueden llegar a ser consiguiendo una actitud resolutiva y optimista.

Materiales aparentemente limitados y no hechos para hacer música pueden llegar a sorprender a los más escépticos por la variedad de resultados que se pueden obtener a través de la experimentación sonora.

Conviene por lo tanto, no ignorar el potencial de creatividad de ningún empleado de una oficina, cualquiera puede sorprender con un buen ritmo.